Nadie me quiere, por Luz Angélica Quintero

Los  personajes de la película Fany Fink y Orfeo, nos transportan a una historia moderna de las viejas dificultades del ser humano, la búsqueda de compañía en la vida., la apertura del corazón para llevarlo a cabo y la valentía para atreverse.,  esta historia resulta cautivante precisamente por eso: Fany tiene una esperanza… hallar un hombre que pueda quererla.

 

Al inicio de la película la esperanza  de esta mujer, se halla atada a un deseo o un pensamiento, es como algo que sucede en su mente, pero que no es suficiente para cambiar el estado en que vive., busca la ayuda de la magia que vende Orfeo, ella quiere las certezas, y la esperanza en realidad requiere una buena dosis de incertidumbre, la única certeza es que llegará…. Orfeo responde a esta necesidad dándole, lo que no le ayudara a volverse activa para el encuentro con una pareja, le dice las señas particulares del Administrador, que ya se ha presentado con él, para recordarle su retraso en el pago del alquiler. Ahora ella sólo tiene que sentarse y esperar que aparezca. Y al menor indicio se lanza, empujada por  el prejuicio social  de ser vista como una mujer sola a los 30 años., nos deja ver que en la modernidad, la caducidad no sólo atañe a la edad vigente para encontrar empleo, sino también a que existe una caducidad para encontrar compañía, ella no lo ha hecho en el período socialmente establecido y una forma de salir de este estatus de soltera, es anunciarse como cualquier otra mercancía, en el mercado de personas solteras. Dicho de paso también es un logro de la globalización, conseguir pareja en cualquier parte del mundo, a través de la mercadotecnia y la tecnología., a veces poniendo de relieve las fantasías más que el contacto real entre las personas.

La falta de espacios para socializar y sus propias restricciones inconscientes, llevan a Fany a ofrecerse, como una cerveza pasada, que nadie, ni ella tomaría. En esta historia se plasman de forma muy completa cómo los aspectos dinámicos y sociales influyen en la vida de los personajes, muestra los conflictos de identidad, de relación con la madre, el trauma de la separación y la perdida, la modificación de las relaciones en un mundo mercantil, pero también la sensibilidad humana, la esperanza que siempre alienta, sostiene y junto a ello, la necesidad siempre ineludible de apego.

 

Un aspecto de la vida en las grandes ciudades es que muchos jóvenes y no tan jóvenes es que están desarrollando carreras profesionales, o empleos seguros., con horarios agotadores, dentro de aeropuertos, oficinas, instituciones, etc., con poco o casi ningún tiempo para otra cosa, que no sean las tareas propias que exigen el desarrollo económico, Fany entonces toma un curso sobre cómo morir,  señalando su lado más desesperanzado, sin que pueda asumir su verdadero deseo de  una relación de pareja, que a su vez es su lado biofilico., este hecho es una paradoja. La paradoja, dice Sandra Buechler en su libro de Emociones, es también uno de los prerrequisitos de la esperanza, tolerar la contradicción y la paradoja en el camino de la búsqueda de un cambio, sostiene y permite continuar el proceso.  De esta paradoja resulta algo espontaneó y vital, un hombre que se interesa por ella, pero que ella aun no puede ver.

 

Fany tiene una esperanza equivocada, quiere certezas, quiere que un acto de magia le lleve al encuentro de un compañero, y sólo cuando ella se enfrenta al dolor, de que los hombres que ha elegido, no le corresponden y que esto es parte del camino de una elección amorosa, en ese momento está lista para tener una esperanza más madura. Ahí se mezcla con la historia de su madre y su propio padre., existe el dolor del  abandono. A su vez el resentimiento de la madre al hombre, se pone de manifiesto en los sueños de Fany Fink, su madre desaprueba y se mofa de sus elecciones y del amor.

 

Evitar el dolor, también le ha evitado relacionarse y establecer un compromiso real y profundo, pero también le ha impedido lo que más desea, la compañía de un hombre. Sólo después de la desilusión que experimenta con el administrador de su edificio, logra sentir y enfrentarse a aquel sentimiento tan temido: el dolor del rechazo., esto la encamina al proceso de aceptación de la separación de las personas queridas, y de ahí a la comprensión de que no es por ella, por su persona, es algo que forma parte de la vida misma y de las relaciones humanas., las relaciones en algún momento tocan su fin, por diferentes motivos, incluida la muerte.

 

Como parte de esta esperanza más madura, se ve puesta en la relación con Orfeo ante la posibilidad de descubrir ¿qué está dispuesta a brindar a un hombre?, además de su cuerpo y la sexualidad., ella también puede cuidar y conocer íntimamente a otro, escuchando lo que siente, y las emociones de Orfeo no son simples,  se está muriendo, y Fany es tibia al principio, tratando de dar a Orfeo falsas esperanzas de vida, él la confronta otra vez con el dolor de la perdida, porque es parte de la vida y es parte de un ciclo.,  Ella está más dispuesta y vive con él una despedida, no sin antes dar a su amigo lo que necesita:  una pieza de Oro, su traje de Armani, carísimo¡¡ los sonidos de los aviones del aeropuerto, pero sobretodo su compañía con mayor intimidad emocional, se dan tiempo para escuchar, escuchar con el corazón. Es el clímax de la historia, pues el amor a un ser humano inicia escuchando, leyendo y respondiendo a las necesidades de otro, y esto genera a su vez la reciprocidad.

 

Ella y Orfeo Comparten sus tristezas, sus historias de desamor, pero también su alegría, un paseo, un cumpleaños, la magia que hay en estos intercambios no se compara con ninguna otra magia., de repente son dos personas con tiempo para ellos, dedicados uno a otro, dejando de lado la agitación y la exigencia de la vida moderna de producir, trabajar y enajenarse. De paso vimos en algunas escenas el reclamo de su amiga de Fany, “nunca tienes tiempo para cuidar de mi hija, qué hacen en su tiempo libre los solteros?” El tiempo que se comparte, persona a persona en la realidad, en la cotidianidad es el que falta en el mundo moderno.,  Y ese tiempo dedicado para ver a otro y descubrir lo que siente y lo que necesita es un ingrediente que crea los lazos afectivos entre las personas.

Brevemente sobre Orfeo, quiero decir que vimos a un personaje que parece un poco perdido en esa cultura, en ese país, con problemas en su identidad, que se siente en desventaja por el color de piel, por el origen y sus raíces., no es de este mundo y seres de otro mundo vendrán por él cuando muera, ideas un poco delirantes pero necesarias para aquel hombre que parece no pertenecer a ningún lado.

En las últimas escenas de la película se pueden observar algunos cambios, por ejemplo: sólo se puede ser solidario, cuando se dan cuenta que lo que afecta a uno, puede afectar a todos, ahí se supera el individualismo, la separatividad, todos ellos van a ser echados de sus departamentos, Fany intenta resolver el apagón del elevador a la manera de Orfeo, la magia sucede cuando se atreve a invitar un café a uno de los hombres que está ahí, es el mismo hombre que se había interesado por ella en el curso de cómo morir., Ella extiende a sus vecinos la invitación a su departamento a una reunión para tomar café y conocerse, es una fiesta, por cierto ha olvidado que tienen las fiestas, la música, el baile, la comida, ahora  puede ver aquel hombre que quiere conocerla y ella de manera más propositiva se aventura a ofrecer su casa, su tiempo y su espacio.

Por último y a propósito de la esperanza, quiero cerrar mi comentario con Sandra Buechler, ella propone la galvanización de la esperanza, es decir, esa cubierta que debe contener la esperanza para ser eficaz, y establece la diferencia entre la esperanza como proceso cognitivo, que es un pensamiento o deseo a futuro y la esperanza emocional que alude a la actividad, un esfuerzo emocional que recompensa en el presente.

 

« »

Derechos Reservados Semsoac 2014